Camino Inca, el Trek obligatorio

Author: 

Este no sería un día ordinario, en general pienso que no hay días ordinarios cada uno es especial y diferente, depende de nosotros!

El momento  de tomar el avión con destino a la mágica ciudad imperial del Cusco llegó; este no sería un viaje a cualquiera; esta vez, una aventura de 4 días me esperaba, recorrer el Camino Inca se había convertido en un reto personal, y estaba muy cerca de alcanzarlo.

Todo empieza en la ciudad imperial del Cusco y como buen agente de viaje, debía llegar  con dos días de anticipación como mínimo para poder aclimatarme a la altura. 

Comer ligero, tomar bastante agua y dormir bien el primer día es la mejor recomendación, para evitar el temido soroche o mal de altura.

Durante mi segundo día en Cusco conocí a quien sería nuestro guía durante la caminata de 4 días y todo el staff que nos acompañaría, luego del brieffing respectivo, nos dieron indicaciones sobre que empacar (por cierto sugiero seguir las recomendaciones del staff al pie de la letra, finalmente ellos son los expertos en la ruta)

Finalmente el día llegó!; dejamos la ciudad del Cusco muy temprano por la mañana a bordo de un bus privado, y luego de atravesar el  Valle Sagrado, llegamos al conocido punto de partida: el kilometro 82, donde nos esperaba el equipo de viaje: porteadores, cocineros, asistentes , todos ellos piezas fundamentales en el desarrollo de las caminata.

Nuestro guía nos explicó que el primer día tendríamos una “caminata sencilla” de 6 horas, hasta llegar al primer campamento en Huayllabamba. La caminata empezó, y el entusiasmo acompañaba cada uno de nuestros pasos; sin embargo, podíamos ver personas que regresaban al punto de partida, al parecer rendidos ante la naturaleza, nosotros seguimos y nos dimos cuenta que mientras más avanzábamos los paisajes eran más bellos, la explicación del guía nos acompañaba y motivaba a seguir, sin quererlo mis pensamientos se centraron en la vida de los antiguos peruanos, su capacidad física y su determinación para atravesar en horas este camino que a nosotros nos tomaría 4 días. 

El segundo día de esta aventura, era nuestra prueba de fuego, pues tendríamos que subir aproximadamente de 3,000 msnm hasta los 4,200 por el paso de Warmiwayñusca (mujer muerta), formaciones rocosas que simula una mujer en su aposento. Esta subida se convirtió en un verdadero desafío para nuestra capacidad pulmonar acostumbrada al “nivel del mar”.
Al llegar al punto mas alto, que por cierto como decían fue el mas difícil, el paisaje se volvió simplemente indescriptible. El siguiente campamento sería en Pacaymayo, dormir sobre los 3600 msnm contemplando el cielo estrellado es una experiencia única.

El tercer día del Camino Inca, llegamos a las ruinas de Runkurakay, para luego encontrar un tramo del viejo camino inca el cual se encuentra en perfecto estado de conservación, este viejo camino nos llevó hasta Sayacmarca 3,600msnm, luego seguimos por el camino inca de piedra original que se interna hasta la parte de selva hasta llegar a Phuyupatamarca, lugar elegido para nuestro último campamento.

El cuarto día, muy temprano por la mañana visitamos Wiñaywayna (Eternamente joven),  sitio arqueológico inca formado por terrazas agrícolas y edificaciones. Luego de esta visita, recobramos fuerzas y caminamos lo que sería el último tramo del recorrido antes de llegar a la ciudadela de Machu Picchu. La puerta del Sol nos indicaba que la recompensa al esfuerzo físico estaba muy cerca, finalmente pudimos contemplar desde lo alto una de las maravillas del mundo, la foto perfecta quedó grabada en nuestra cámaras de foto pero también en nuestra memoria para siempre. 

Itinerarios relacionados:  Camino Inca 4 días 3 noches, Por la ruta de los Incas

Nuestros Bloggers

Ejecutivo(a) de Cuentas
Ejecutivo(a) de Cuentas
Director Gerente
Supervisor
Ejecutivo(a) de Cuentas
Ejecutivo(a) de Cuentas
Ejecutivo(a) de Cuentas
Gerente para Iberoamerica
Supervisor
Ejecutivo(a) de Cuentas