A través de Cuyuni

Experiencia de vida

Con el Apu Ausangate elevándose frente a nuestros ojos. Nos encontramos a 4,200 mts de altura, en medio de la comunidad de Cuyuni. Es el punto más alto de esta impresionante expedición pero no el más emocionante.

Durante esta vistita viviremos el día a día, los quehaceres, trabajos y creencias de una comunidad como no quedan muchas en los Andes Peruanos. Tan solo el caminar por los alrededores del Ausangate será una aventura incomparable. Atardeceres que nos dejan sin aliento, nieves perpetuas.

Unida a esta experiencia tendremos la compañía de sus pobladores, como si fuéramos parte de su comunidad participaremos de la principal actividad agrícola: la cosecha de la papa. Es una promesa, no existe sensación más intensa que la de enterrar nuestras manos en la tierra para encontrar como si fuera un tesoro una papa nativa, abrazarla con los dedos y sacarla de su escondite, mientras por ahí corren cuyes y llamas sin ningún sobresalto.

El paso del tiempo no existe en Cuyuni, pero lo que sí está presente es una sensación de paz y armonía con el entorno que sería un pecado no disfrutar aunque sea una vez en la vida.

Blogs

Llegamos a la ciudad de...

Después de un día de mucha actividad, llegamos por la noche al...

Karla Vasquez

Por algún motivo, no había tenido la oportunidad de ir antes a la Hacienda Huayoccari en el...