Palacio Nazarenas

Íntimo refugio

Ubicado en una plazoleta tranquila detrás de la plaza principal de Cusco, este antiguo palacio y convento emerge después de años de restauración para convertirse en uno de los hoteles más exclusivos de la ciudad.

Sus muros de piedra inca, el patio del claustro y la antigua fuente son testigos de un pasado señorial.

Pero bastará adentrarse un poco más para descubrir el Cusco contemporáneo –un fabuloso spa, la primera piscina al aire libre de la ciudad y un elegante restaurante que ofrece lo mejor de la gastronomía local.

Este íntimo refugio tiene tan solo 55 suites, cada una de ellas enriquecidas con oxígeno y con su propio bar abastecido de los mejores ingredientes para que su mayordomo privado pueda prepararle deliciosas bebidas y cócteles.
 

Suite Palacio:
Con un tamaño aproximado de 130m2 que incluye una terraza privada, esta hermosa suite está ubicada en la parte antigua del hotel. La Suite Palacio es ideal para estadías más largas en Cusco o para quienes disfrutan del lujo del espacio.

Suite Nazarenas:
Esta elegante suite principal presume de un original techo artesanal, cuyos colores han inspirado toda la gama del decorado del hotel. El encanto, la autenticidad y la exclusividad de esta suite crean una combinación irresistible realzada por la sorprendente vista de la Plaza Nazarenas desde la esquina de la terraza.

Blogs

Llegamos a la ciudad de...

Después de un día de mucha actividad, llegamos por la noche al...

Karla Vasquez

Por algún motivo, no había tenido la oportunidad de ir antes a la Hacienda Huayoccari en el...